Counter
Lima, Perú
22 Marzo, 2024
 
¿Cuál había sido la influencia de la Revolución Rusa en el imaginario político-ideológico que derivó en la propuesta de Haya?
Su afiliación en México y militancia en el Partido Comunista
Por Hugo Sánchez M.
Hugo Sánchez M.- Secretario Nacional de Propaganda JAP en la Campaña de la Asamblea Constituyente 1978. Secretario General del Comando Nacional de la JAP (1979) (Juventud Aprista Peruana). Autor del Libro: "Las Juventudes de Haya de la Torre y Documentos Historicos Normativos de la JAP". Fundador del Círculo de Estudios Vanguardia Aprista que posteriormente se convirtio en un Movimiento de denuncia a la cúpula Alanista y de Rescate de las Tesis Fundacionales en el Portal Vanguardia Aprista. Fundador del Partido del Pueblo (2010) responsable de Relaciones Internacionales que incorpora como Partido Miembro del Foro de Sao Paulo (2013), el 2014 en el Encuentro Latinoamericano de Partidos de Izquierda ELAP en Ecuador, Partido del Seminario Internacional del PT - Partido del Trabajo - de México.  (En la foto con el c. Armando Villanueva del Campo)

Se cumplió 100 años. Lenin muere el 21 de enero de 1924 a la edad de 53 años. Víctor Raúl Haya de la Torre a los 29 años llega a Rusia 7 meses después de su muerte, asiste como delegado fraterno al V Congreso de la Comintern (abreviatura del inglés: Communist International) y le permite conocer de cerca la Revolución Rusa, que tuvo después una enorme influencia para construir su alternativa política para la realidad de América Latina.

Por esos años las generaciones jóvenes y universitarios se influenciaron de la Revolución Mexicana 1910 y la Revolución Rusa 1917. Las amistades y entorno social de Víctor Raúl era de militantes comunistas. Mencionar que en 1924 México es el primer país en América que reconoce a la URSS y acredita Embajador.

Las simpatías de los intelectuales de izquierda hacia el movimiento comunista internacional no fueron parte de un proceso de decisiones unilaterales. Los comunistas latinoamericanos, a pesar de tener serios prejuicios sectarios, necesitaban aliados y esperaban encontrarlos entre los intelectuales. Y, claro está, aunque no se trataba de aliarse con todos ellos, los PCs intentaban atraer a su lado a los personajes cuya ideología les pareciera cercana al marxismo, a los dirigentes y referentes culturales que  podían transformar el comunismo en una propuesta más atractiva para los pueblos.

La discusión sobre el carácter de la revolución en los países latinoamericanos y los cambios que tuvieron lugar en la propia Comintern. En algunos documentos existen muestras de enfoques específicos, no ortodoxos en el plano de la búsqueda de aliados. En este sentido es muy significativa la correspondencia de V. R. Haya de la Torre con el secretario general de la ISR, S. Lozovsky, y el funcionario del CEIC, A. Stirner, de la cual se desprende que a mediados de la década del 20 el futuro líder de la Alianza Popular Revolucionaria Americana se consideraba a sí mismo comunista.

En la Historia del Apra muy poco se menciona del viaje a Rusia y menos de las relaciones con personalidades y universitarios comunistas en México, el viaje con credenciales y una afiliación al Partido Comunista que ahora se conoce por información epistolar, documentos desclasificados de la Internacional comunista, entrevistas, actas y testimonios.

En el Libro de Armando Villanueva del Campo "Los Inicios" en la pag. 41 se refiere "al comunismo de Haya. Es decir la conversión, paso fugaz o sólo su acercamiento táctico.... No debe sorprender entonces, la inscripción de Víctor Raúl en el Partido Comunista Mexicano".

Se puede pensar que Víctor Raúl necesitaba y quería llegar a Rusia pero también que fue influenciado por el entorno político en México. Queda la interrogante de comparar la firma en el Acta Constitutiva del PC Mexicano en mayo de 1924 con el nombre de Francisco Haya de la Torre que puede ser una lectura equivocada de su nombre o rubrica.

parráfos en fondo blanco pág 41 del libro "Los Inicios"

El tiempo resuelve esta interrogante y se demuestra que Haya si fue un militante y activista en la Liga Antiimperialista y el Partido Comunista, incluso en las etapas nacientes de la APRA como organización frente con una táctica en la denominación como se menciona en la Carta a Luis Heysen del 29 de mayo de 1926.

parráfos en fondo blanco pág 41 del libro "Los Inicios"

El Historiador peruano Ricardo Melgar Bao llega a concluir que "Los dirigentes comunistas mexicanos estaban seguros de que el líder estudiantil peruano “hizo más para sus ideas quizás que lo que podían hacer sus escasos periódicos publicados en castellano...”. Los dirigentes comunistas mexicanos lograron salir del marco de la actividad nacional al reconocer la significación continental de la participación de Haya en el comunismo latinoamericano y  declararon a Moscú que sería «un grave error y casi una desgracia… que no aprovecháramos sus energías, personalidad e inteligencia por la falta de unos cuantos mezquinos cuadros ».

La única condición para que Víctor Raúl se convierta al comunismo y empiece «una intensa y fructífera campaña pro-comunismo y Rusia en la América Latina» era, según el PC Mexicano, su viaje a Moscú y establecimiento de los contactos personales con los jefes de la Comintern. Esta conjetura coincidía plenamente con los planes del mismo Haya de la Torre quien quería ir a Rusia “para defenderla a la conciencia”.

Bertram D. Wolfe –el delegado mexicano al V Congreso de la Comintern- al escribir al CCE del Partido Obrero (Comunista) de América, reconoció abiertamente que no tenía ni idea sobre la posible reacción de Moscú a la visita de Haya de la Torre, sin embargo, instó al PO(C)A de “entrar en el juego”, considerando que “la formación del Partido Comunista fuerte en el Perú y … la repercusión entre los estudiantes de Argentina, Cuba, Bolivia y Panamá” serían los resultados inmediatos de este peregrinaje. Los comunistas americanos, a su vez, mostraron la capacidad de medir bien nuevos horizontes del comunismo latinoamericano y prestaron el apoyo financiero abriendo de esta manera el camino para la ida de Haya a Moscú.

Para aquel entonces, Víctor Raúl ya había ingresado al PCM y en mayo de 1924 asistió a su congreso. No importa si se afilió al PC por las cuestiones ideológicas o prácticas (deseando facilitar su viaje a la URSS; tal vez esta idea fue propuesta por Wolfe y M. Díaz Ramírez), lo que sí, era significativo, fue la presencia formal del peruano dentro del seno de la III Internacional. Su rúbrica se encuentra debajo de la declaración del congreso que llamaba a establecer un “gobierno Obrero y Campesino”, transformar los ayuntamientos en los Soviets de trabajadores, obreros y campesinos, socializar los terrenos y modos de producción. No ocupaba ningún puesto en el PCM, pero los propósitos de su trabajo partidario era muy claros: «la formación de los partidos comunistas en el Perú y Panamá».

Este tipo de relaciones con el PCM, pudo facilitar su entrada a la “patria del proletariado mundial”. La estancia de Haya de la Torre en la URSS era larga y abundante de eventos : asistió al V Congreso Mundial de la Comintern y tomó parte en el III Congreso de la Internacional Sindical Roja (en calidad del delegado de la Federación Obrera de Lima y la Federación de Indígenas), participó en los debates durante el IV Congreso de la Internacional  de las Juventudes Comunistas. Junto con Bertram D. Wolfe viajó a las ciudades soviéticas de Kostroma, Orejovo-Zuevo y Nizhni Novgorod. Preparó un informe sobre la influencia del imperialismo estadounidense en Latinoamérica y estudió minuciosamente la organización de los rabfacks (facultades obreras) que pudiera comparar con la experiencia de las universidades populares en Perú y Cuba. (Fuente: Pacarina del Sur)

Las discusiones doctrinarias y políticas de la época iban perfilando las teorías revolucionarias. Hasta antes de Bruselas las coincidencias con Mella, Mariátegui, Ravines, Seoane, Heysen, las publicaciones en Amauta, Claridad y revistas del continente se orientaban hacia un Partido Antiimperialista Internacional Americano a las que se adhería las Ligas Antiimperialistas. En febrero de 1927, en el Congreso Antiimperialista de Bruselas, coinciden Vidali, Codovilla, y Ravines, al igual que Haya, Mella y Nin.

Percy Murillo en la Historia del Apra afirma que “en Rusia Haya fue invitado a ingresar al movimiento comunista, Lozowski, encargado de las organizaciones sindicales de la III Internacional, fue encargado de tentar su afiliación sin éxito". No se menciona que Víctor Raúl perteneció a las Ligas Antimperialistas creadas en el V Congreso Mundial de 1924.

Luis Alberto Sánchez escribía en Haya de la Torre y el Apra, "ya en febrero de 1924, Haya había publicado en la Revista Córdova, de Argentina un anunciatorio artículo, convocando al Frente Único de Trabajadores Manuales e Intelectuales antimperialistas. Eran sus días de ávidas lecturas marxistas y, en especial, de Engels, cuyo Antiduring le fascinara. Con este libro compartían sus predilecciones El Capital de Marx y tres de Lenin: El Capitalismo de Estado y el impuesto en especies, Comunismo, enfermedad de infancia y El Imperialismo, última etapa del capitalismo"

Carlos Roca Cáceres en "El pensamiento de Haya de la Torre, Jornadas de pensamiento político Peruano" afirma que "Haya de la Torre sabía muy bien, conforme a la concepción leninista, que el Estado era el instrumento de opresión de una clase sobre otra. Por lo tanto, el Estado antiimperialista que él formuló era el Estado de las clases oprimidas, de los trabajadores, y, por eso, creó la tesis del frente único, pieza fundamental de su pensamiento. Había que unir a las clases sociales, amenazadas y agredidas por el imperialismo. No era suficiente la clase obrera, proletaria; no era suficiente la alianza obrero-campesina. Había que incorporar a las clases medias, a los pequeños propietarios, a los pequeños empresarios, a los profesionales, a los estudiantes, a los maestros de escuela; era necesario unir a todos los oprimidos."

Haya de la Torre hacia "estas observaciones en la reconstrucción de la presencia e importancia que tenía en Rusia la figura de Lenin. Observaba la devoción, que persistía en homenajes y cultos, como una consecuencia del liderazgo que había ejercido, construido en el trabajo constante que finalmente lo había llevado a la muerte. Ese aspecto convocante y mítico de la figura del líder sería también un elemento que Haya transformaría en un rasgo de su propio lugar como referente del APRA." como lo reseña en su Libro "Impresiones la Inglaterra imperialista y la Rusia Soviética,"

En “El Antimperialismo y el APRA –el Hayismo-Leninismo- es la teoría general del tránsito del subdesarrollo y la dependencia al socialismo en América Latina. Por primera vez el joven Haya aplicó, a nuestro continente, la teoría leninista de la revolución por etapas hacia el socialismo” (Hurtado, 1987: 95) (11)

La propuesta de Haya consistía en una alianza estratégica entre tres clases, en la que los sectores medios tendrían una participación circunstancial en un frente con hegemonía obrero - campesina. El proyecto “democrático – popular” como tránsito hacia el socialismo, es la adaptación que Haya realiza de las tesis de Lenin de 1905, en donde planteaba la necesidad de una “revolución democrática” para solucionar el problema del atraso

En este análisis coincide Aricó, quien reconoce en el pensamiento de Haya de la Torre, y también en el de Mariátegui, los antecedentes de la idea de que el sujeto histórico de la transformación revolucionaria en América Latina debía ser un bloque de fuerzas populares. Allí quedaría esbozada “una primera teoría marxista de la dependencia” y a la articulación desde el Estado. “Aparece así claramente evidenciada la poderosa influencia que ejerció sobre Haya la teoría leninista del partido político revolucionario, que es leída por éste desde la perspectiva mesiánica que acompañó siempre su visión de los procesos sociales” (Aricó, 1994: 953)

En este sentido, para Hurtado, el aprismo, o “Hayismo”, habría sido el pensamiento precursor de los movimientos de liberación nacional, efectuados en nombre del marxismo - leninismo. Tal interpretación sostiene que incluso el Partido en el que pensaba Haya era de estirpe leninista. Esta definición estaría sustentada en sus objetivos (el socialismo), en su carácter de clase (obrero-campesino, en alianza temporal con las clases medias), y en el tipo de organización, inspirada en la disciplina comunista del partido de vanguardia).

“El partido imaginado por el joven Haya se diferencia poco de los partidos `ortodoxos´, miembros de la Internacional Comunista. Claro está, las diferencias existen, y son dos: la ubicación de los aliados y el `rodeo´ pre socialista” (Hurtado, 1987: 53).

Esta comparación ha sido también establecida por Martín Bergel, en su estudio sobre los discursos y prácticas de los fundadores del aprismo: “… a pesar de la distancia y posterior virulenta polémica del APRA con el comunismo internacional, su estilo revolucionario se asemeja al de Lenin y el Partido Bolchevique ruso acaso como ningún otro en la primera mitad del siglo XX latinoamericano.

Y ello por varios motivos: en primer lugar, porque ambos son intentos de aclimatar el marxismo a realidades extraeuropeas, desarrollando para ello líneas de pensamiento específicas. En segundo, porque las prácticas de los apristas en los años ´20, así como la peculiar combinación de teoría y praxis, guardan un parecido de familia con las de los `exiliados románticos´ rusos antes de 1917. En tercero, porque Haya de la Torre procura construir un movimiento compacto y disciplinado, en el que cada integrante debía prepararse para tareas de agitación y para la necesaria toma de poder por vía insurreccional […] Por último, porque ambos son intentos desmesurados que se auto instituyen como vanguardias ya del proletariado mundial (y es el caso bolchevique), ya del `frente único latinoamericano de trabajadores manuales e intelectuales´ (y es el caso del APRA)” (Bergel, 2007: 23).

Martín Bergel ha incorporado una dimensión hasta ahora escasamente explorada en la conformación del ideario aprista y que refiere a la influencia de las luchas anticoloniales que se desarrollaban en China, especialmente, se constata en numerosas referencias presentes en sus libros, que, para Bergel (2015), son pruebas de la influencia en la conformación de un ideario nacional-popular y en la concepción del APRA como “el Kuomintang latinoamericano”. Haya reconocía la inspiración que había recogido en Rusia y en China, pero fundaba sus propuestas en la capacidad de traducirlas en una iniciativa adaptada a la realidad específica del continente:

En varias oportunidades he aludido a la semejanza del movimiento antimperialista chino, con el movimiento antimperialista nuestro […] Lo admirable de la concepción política de Sun Yan Sen estuvo en su realismo genial; tan genial como el realismo de Lenin lo fue para Rusia. Uno y otro crearon para sus respectivos países las fuerzas políticas que eran necesarias a sus medios propios” (Haya de la Torre, 1936:68).

Estos rastros demuestran claramente que el APRA recogía un legado, que intentaba ser traducido en una clave latinoamericana y específicamente peruana. El tipo de partido y de militancia en el que buscaban reconocerse los apristas conforman rasgos reivindicados, incluso luego de las tensiones declaradas con el comunismo y de los intentos de diferenciación y profundización de los elementos nacionalistas:

“Algunos, fuera de nuestras filas, han criticado la férrea disciplina a que estamos sometidos. No ha faltado quien nos llame secta. Nuestra respuesta la dará una falange de hombres jóvenes sólidamente preparados en todas las actividades técnicas y decididamente sometidos al principio de nuestro Partido, que impone a sus militantes ofrendar todos sus esfuerzos al servicio del país” (Haya de la Torre, 1932: 156).

En la definición del Partido, en la moral y en la disciplina de la militancia, rasgos asumidos por el APRA, parecían destellar, todavía, las impresiones recogidas en aquel viaje por la Rusia soviética en 1924.

También hay que reconocer que luego de la etapa fundacional hubo cambios y virages, a la propuesta revolucionaria, la oligarquia respondio con persecución, fusilados, clandestinidad y prisión, luego la convivencia y coalición, pero antes de morir Haya de la Torre definio "El Antimperialismo y el Apra" como texto fundamental y retorna a una izquierda popular, de Frente Unico y democrática.

A las diferencias estratégicas y la confrontación ideologica surge el anti-aprismo y anti-comunismo que solo ha favorecido a la Oligarquia y la derecha.

Con los gobiernos de Garcia la derechización, neoliberalismo y corrupción sepulta el PAP (Partido Aprista Peruano), con una dirigencia aliada al Fujimontesinismo y furgon de cola del fascismo y grupos empresariales.

Creemos que la "verdadera izquierda" debe buscar coincidencias, reconstruir la Unidad entendiendo que "Somos de Izquierda porque somos Antimperialistas"

Acta constitutiva del Partido Comunista con Fines electorales - Paginas 41 y 80 del libro "Los Inicios" de Armando Villanueva
Víctor Raúl con el Pintor Diego Rivera, de ideologia comunista que dedico murales a Lenin
Artículo publicado por José Carlos Mariategui Director de la Revista "Claridad"
Revista Indoamerica, Organo de la Sección Mexicana del APRA de 1928
 

Nuestro objetivo es hacer prevalecer los Ideales de la étapa fundacional de la Alianza Popular Revolucionaria Americana, el Partido del Pueblo se conduce bajo las Tesis Antimperialista, de Integración Latinoamericana, de Solidaridad y Justicia Social del Frente Unico de Trabajadores Manuales e Intelectuales. Defender el legado de Víctor Raúl, la generación de la Universidad Popular Gonzalez Prada, las juventudes de Vanguardia y martires que defienden una Doctrina, principios, Moral y Etica.   
Este es un foro libre en donde no se limita la expresión, respetando la opinión y critica constructiva.
Derechos reservados de "Partidodelpuebloperu.com", "Vanguardia Antimperialista" y "Vanguardia Aprista"
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> partidodelpuebloperu@gmail.com